Chistes de accede


Espía agradecido


Llega al aeropuerto de Moscú un espía huyendo del Servicio Secreto
Ruso. Sintiéndose acorralado y próximo a ser atrapado, ve a una monja
que estaba parada en medio del pasillo y desesperado le dice:

- Hermanita, ¿me permite que me esconda bajo sus hábitos, ya que soy
espía y están por atraparme los de la KGB?

La monja accede y 30 minutos más tarde, cuando hubo pasado el peligro,
el espía sale de abajo de los hábitos y le dice:

- Muchas gracias, hermana. ¡Me ha salvado la vida! Y además de
agradecerle, tengo que pedirle disculpas, porque no pude resistir la
tentación y en un momento dado le besé la pantorrilla... ¿Lo notó
usted?

- Sí, hijo, lo noté.

- Y además, hermana, tampoco pude resistir la tentación y le besé sus
muslos... ¿Se dio cuenta?

- Sí, hijo, claro que me di cuenta.

- Una pregunta, hermanita, ¿qué hubiera sucedido si la hubiera besado
más arriba?

Y la monja le contesta:

- Me hubieras besado un huevo, porque yo también soy un espía.

Últimas 24 horas


Un sujeto regresa a casa después de visitar al médico y le informa a
su esposa que sólo le quedan 24 horas de vida. La esposa recibe la
noticia afligida y pregunta al marido qué puede hacer por él. El
hombre contesta que dado que sólo le restan 24 horas de vida, quisiera
pasarlas muy bien en romántico ambiente.

La esposa accede a la petición de su esposo, y hacen el amor
apasionadamente hasta quedarse dormidos.

Pasado un buen rato el hombre mira su reloj y se da cuenta de que sólo
le quedan 18 horas de vida. Despierta a la mujer y le pide lo
complazca nuevamente, a lo que ella accede.

Más tarde el hombre echa un vistazo a su reloj y puede ver que ya
únicamente cuenta con 12 horas de vida. Vuelve a despertar a su mujer
y de nuevo se entregan a la pasión.

Entrada la madrugada, el hombre mira nuevamente su reloj y calcula que
ya sólo le quedan 4 horas de vida. Toca el hombro de su mujer para
despertarla, pero ésta despierta, voltea a verlo enfadada y le dice:

- ¡Cabrón! ¡Como tú no tienes que levantarte mañana...!

El mirador

El mirador
Llega un argentino a la parada de taxis en la cuidad de mexico y le dice al chofer:
- Oiga, me podria llevar a un lugar en donde se vea la cudiad completita.
El chofer accede y lo lleva al mirador de cuernavaca. Cuando llegan al mirador al argentino le dice al chofer que espere y empieza a ver la cuidad completa pero con mucha atencion, al cabo de una hora el chofer se desespera y le dice:
- ¿Esta buscando un terrenito?.
A lo que el argentino contesta:
- No, solo queria ver como se ve la cuidad sin mi.

Chistes