Chistes de Animales


Dicen que una vez se fueron todos los an

Dicen que una vez se fueron todos los animales de la selva a pasar un día de sol en un club de verano para disfrutar sus vacaciones. Algunos se fueron a jugar fútbol, otros a tomar el sol, y otros a la piscina. En eso llega una hormiguita sumamente furiosa al borde de la piscina y empieza a llamar a gritos al elefante que estaba nadando y buceando de lo mejor en la piscina.
¡Elefante! ¡Sal de la piscina! ¡Elefante! ¡Sal de la piscina!
Al escuchar el escándalo, el elefante sale de la piscina asustado y le dice:
¿Qué pasa hormiga, por qué me llamas?
Al verlo, la hormiguita ya más calmada le dice:
No es nada elefante, es que pensé que te habías puesto mi traje de baño.

¿Cuántos animales subió Moisés al ar

¿Cuántos animales subió Moisés al arca?
Ninguno, porque no era Moisés era Noé.

Un francés decide ir a la selva a conoc

Un francés decide ir a la selva a conocer animales salvajes y contrata a una guía mexicano.
Cuando estaban en la selva sale una bestia negra y muy salvaje. Entonces, el mexicano se echa a correr despavorido y el francés le empieza a gritar:
¡Esperra, esperra!
No, contesta el mexicano, no es perra es una pantera.

Este era una vez un hombre que quería c

Este era una vez un hombre que quería comprar un loro. Entra a una tienda de animales y ve a tres loros; el primer loro cantaba karaoke y pregunta:
¿Cuánto cuesta este loro?
El vendedor le responde:
20.000 dólares.
El señor pregunta por el siguiente loro que cantaba operas.
¿Cuánto cuesta este otro loro?
El vendedor le responde:
30.000 dólares.
Luego el comprador pregunta por el último de los loros que estaba mal vestido, despeinado y fumando.
¿Y cuánto cuesta éste?
El vendedor le responde:
100.000 dólares
El comprador le pregunta:
¿Por qué este es tan caro?
El vendedor responde:
Porque éste es el que escribe las canciones, le pone la música, y prepara los conciertos.

Un día se encontraban los animales de l

Un día se encontraban los animales de la tierra contra los animales del mar en pleno campeonato de fútbol, cuando el arbitro da el pitazo final. El encuentro terminó 0 a 0 por lo que el arbitro decidió irse a penales.
El tiburón que era el capitán del equipo del mar, decidió poner al pulpo como portero, cuando de pronto el marcador desde los penales cambia de 8 a 0 ganando los animales de la tierra.
Entonces, el tiburón muy enojado le gritó al pulpo:
Oye, ¿cómo es que tienes 8 tentáculos y no puedes atajar los penales?
El pulpo enojado le contestó:
Si, es cierto, ¡pero el delantero que tira es el ciempiés!