Chistes de aviones


Viaje a Roma


Un tipo estaba cortándose el pelo en una peluquería días antes de
hacer un viaje a Roma. Le menciona el viaje al peluquero, que le dice:

- ¿A Roma? ¿Por qué alguien querría ir a Roma?. Siempre está lleno de
italianos que apestan. Estás loco si vas Roma. ¿Y en qué te vas a
ir?

- Voy por Alitalia, aprovechamos una gran oferta...

- ¿Por Alitalia? ¡Esa mierda de aerolinea! Sus aviones son viejos, sus
azafatas feas y siempre llegan tarde... ¿Y dónde te vas a quedar en
Roma?

- Vamos a estar en el Hotel International Marriot.

- ¿Esa mierda de hotel? Todo el mundo sabe que es el peor hotel de la
ciudad. Las piezas son chicas, el servicio es malo y encima son
careros. ¿Y qué vas a hacer cuando estés por allá?

- Voy a ir al Vaticano y espero ver al Papa.

- ¡Esa si que está buena! Tú y un millón de personas más tratando de
verlo. ¡Se va a ver del tamaño de una hormiga! Pero, de todas
maneras te deseo mucha suerte en tu viaje. La vas a necesitar....

Pasó un mes y el tipo vuelve por su corte de pelo regular. El
peluquero le pregunta acerca de su viaje a Roma.

- Fué maravilloso. No solamente llegamos a tiempo en uno de los
aviones nuevos de Alitalia, sino que estaba sobrevendido y nos
pasaron a primera clase. La comida y el vino estuvieron deliciosos y
tuvimos una azafata preciosa que nos atendió como a los dioses. Y el
hotel fue fantástico. Recién habían terminado un trabajo de
remodelación de 25 millones de dólares y ahora es el mejor hotel de
Europa. Ellos también estaban sobrevendidos, de manera que se
disculparon hospedándonos en la suite presidencial, ¡sin cargo
extra!

- Bueno - exclama sin mucho entusiasmo el peluquero-, pero supongo que
no pudiste ver al Papa...

- La verdad es que fuimos muy afortunados, porque mientras paseaba en
el Vaticano un guardia suizo me dio unos golpecitos en el hombro y
me explicó que al Papa le gusta conocer personalmente a algunos
visitantes. Me invitó cordialmente a seguirlo para llevarme a las
habitaciones privadas del Santo Padre, donde en persona nos
recibiría. Cinco minutos mas tarde, el Papa entró por la puerta y
estrechó mi mano. ¡Incluso me dirijió algunas palabras!

- ¿De veras? -dice el peluquero conmovido- ¿Y qué te dijo?

- Me dijo: "Hijo mío... ¿dónde mierda te cortaste el pelo?"

No se puede furmar

No se puede furmar
¿Por qué han dejado de poner películas en los aviones que van a Galicia?
- Para evitar que los gallegos traten de salir a fumar afuera en el intermedio de las películas

Piscina con cocodrilos


Un millonario promueve una fiesta en una de sus mansiones y en
determinado momento, pide silencio y la música para, y dice mirando
hacia la piscina donde criaba cocodrilos australianos......

- El que logre cruzarla y salir vivo al otro lado, ganará todos mis
autos... ¿Alguien se atreve?

Espantados, los invitados permanecen en silencio y el millonario
insiste:

- El que se lance a la piscina, logre cruzarla y salir vivo al otro
lado, ganará todos mis autos y mis aviones... ¿Alguien se atreve?

El silencio impera, y una vez más, ofrece:

- El que se lance a la piscina, logre cruzarla y salir vivo al otro
lado, ganará todos mis autos, mis aviones y mis mansiones...

En este momento, alguien salta a la piscina. La escena es
impresionante... Una lucha intensa, el hombre se defiende como puede,
agarra la boca de los cocodrilos con pies y manos, tuerce la cola de
los reptiles... ¡Dios mío!... Mucha violencia y emoción.

Después de algunos minutos de terror y pánico, sale el valiente
hombre, lleno de arañazos, hematomas y casi muerto. El millonario se
aproxima, lo felicita y le pregunta:

- ¿Dónde quiere que le entregue los autos?

- Gracias pero no quiero sus autos...

Sorprendido, el millonario pregunta:

- ¿Y los aviones?, ¿dónde quiere que se los entregue?

- Gracias, pero no quiero sus aviones...

Extrañado por la reacción del hombre, el millonario pregunta:

- ¿Y las mansiones?

- Yo tengo una bella casa, no necesito de las suyas. Puede quedarse
con ellas... No quiero nada que sea suyo...

Impresionado, el millonario pregunta:

- Pero si Ud. no quiere nada de lo ofrecido, ¿qué quiere entonces?

Y el hombre le respondió muy irritado:

- ¡Encontrar al hijo de puta que me empujó a la piscina...!

Chistes